Buscar
Filtros
Cerrar

Que entender por el “Potencial de Guarda”

martes, 29 de marzo de 2016

Actualmente, no es raro encontrar en la propia etiqueta o contra etiqueta, la indicación de los años potenciales de guarda. Por otro lado, esta información puede ser otorgada por el vendedor especializado o algún experto.

 

La solución al primer problema ya la tenemos, pero inevitablemente aparece una segunda pregunta: desde cuando debo empezar a contar los 5 años de guarda que prescribe la etiqueta. Las respuestas posibles son varias: desde el año de cosecha, la fecha de fraccionamiento, la fecha de compra, la fecha de degustación, etc. La respuesta correcta, aunque lógica y casi evidente, arroja resultados poco esclarecedores. Los años potenciales de guarda de un vino, se deben empezar a contar desde el momento en que se realizó la degustación para establecer el potencial de guarda. Y tenemos la respuesta a la segunda pregunta, pero aparece una tercera: ¿cuándo el enólogo de la bodega o el experto correspondiente realizó la degustación que me aconseja guardar por 5 años este vino? Inquietud poco aconsejable por ser causante de insomnio.

 

Los años de guarda, de acuerdo al potencial informado como dato en una etiqueta o contra etiqueta, comienzan a correr desde el momento en que el producto se lanza al mercado, momento en el cuál, normalmente, el producto es adquirido por el consumidor. La creencia que este dato debe relacionarse con el año de cosecha es errónea. En la mayoría de los vinos de guarda, existe una diferencia apreciable de tiempo, entre la cosecha y el momento en que el vino es lanzado al mercado. El mismo, después de su elaboración, será sometido a un proceso de crianza en madera y/o botella, que puede tomar varios años. En el momento que el vino llega al consumidor  comienza la cuenta regresiva relacionada al tiempo de guarda. Sobre esto, no más complicaciones. Los años de guarda se cuentan desde el momento en qué Ud. realiza la compra.

 

El segundo caso es cuando el potencial de guarda es informado por el vendedor o algún experto. En esta circunstancia, el tiempo corre desde el momento que se realizó la degustación por parte de los expertos. Para Ud., consumidor, desde que el vendedor se lo informa o desde que está leyendo el dato (siempre que sea una publicación reciente).

 

1824 días, 20 horas y 240 minutos de vida.

Es lo que tiene un vino cuya recomendación de guarda es 5 años. No, nada es tan frío y exacto si se refiere al vino. Los años de guarda aconsejados, sólo son un dato (subjetivo) que nos ayudarán a tomar decisiones. Lejos están de la exactitud. El vino es un organismo vivo. Además, recordad, que en la evolución del vino durante la guarda influyen diversos factores (temperatura, humedad, corcho, etc.). Por lo tanto, no es tan desesperante conocer con certeza los años de guarda y desde cuando se deben contar. Correctamente es utilizada la frase “potencial de guarda”.

 

Si me permiten, el consejo final es: entrenar el paladar para establecer nuestros propios tiempos de guarda. Y siempre compre varias botellas del vino que pretenda guardar, para testear la evolución del producto. Cada 6 meses, abra una botella y pruebe. Ud. sabrá determinar cuándo el vino llegó a su momento óptimo.

Fuente: Carlos Navarro (https://carlosnavarro.com.ar)

Deja tu comentario